jueves, 30 de octubre de 2014

Mi templo


Tengo, al igual que la mayoría de personas, un templo, MI TEMPLO; un lugar donde pensar, leer, escribir, dibujar, crear, meditar, entre otras muchas funciones. Para mí es fundamental encontrar ese lugar, sobre todo cuando estás lejos de tu casa, lejos de tu hogar y necesitas de algún sitio donde refugiarte, donde sentirte en paz, en armonía.

Ese refugio es mi habitación; la que construyo cada año al mudarme de casa durante estos cuatro años viviendo en Madrid. Un rincón que intento llenar de esencias muy especiales para mí. La lleno de velas, de elefantes y de rosas, mis tres perdiciones.



     















Madrid, Octubre 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada